Ayudar a las personas con autismo no es ver Good Doctor

Me preguntas ¿Cuántos son dos más dos? y yo a la pregunta le hecho sirope de chocolate y me la tomo con unas tortitas que me encantan. Pero la solución yo no la sé.

Las personas con autismo no somos genios con los números. No todas. Habrá algunos que sí, pero yo no. Me dices que la raíz cuadrada de 9 es 3, y yo pienso, pues quiéreme mejor del derecho que del revés.

Lo siento de verdad, no se me dan bien los números. Es más, no sé ni hablar ni escribir y mucho menos hacer operaciones complejas. No te empeñes en decirle a mi padre: Ahhhh tienes un niño autista, en la serie de TV sale un niño que es un genio con los números ¿Tú hijo también es un genio con los números?

Noooo. ¡Que no!  que no sé los números, ni juntar las letras, pero sí sé, y mucho, de respetar a los que no son como yo y a intentar ahorrarme comentarios vacíos que lo único que hacen es despertar en mi padre la posibilidad de pensar que eres idiota.

¿Entonces tú hijo sabe tocar un instrumento musical como un genio?

¡Que noooooooo!  que para mí un piano de cola es un lago negro sin cisne alguno, una guitarra un jamón de jabugo de madera, y una flauta el palo de un chupa-chups gigante. No sé tocar ningún instrumento, ni sé lo que es la música. Sé que me gusta cantajuegos, y que algunas canciones me relajan, pero ya está.

¿Tu hijo sabe en que día de la semana cae una fecha concreta dentro de cien años? Pues mira, dentro de cien años no lo sé, pero lo que te puedo garantizar es que lo que sí sabe es que hoy es el día de ser buena persona, y ser como es, sin importarle los juicios y prejuicios de la gente de la calle.

Lo que vemos en las series de televisión, son casos aislados. Son personas con autismo con altas funcionalidades. Simplemente personas diferentes con habilidades cognitivas muy superiores al resto, pero esto no quiero decir que todas las personas con autismo sean así.

Por poner un ejemplo claro y sencillo, en mi colegio, en el que somos alrededor de 45 personas con autismo, no hay ninguno con una “mente maravillosa”. Bueno perdón, sus mentes sí son maravillosas porque son diferentes, pero no hay ningún neurocirujano, ni maestro de piano, ni matemático excepcional.

Lo que sí hay en mi colegio, son seres únicos, encantadores; que jamás te mentirán porque no conocen la mentira; que no obran con segundas intenciones porque con la primera les basta y les sobra; que hacen esfuerzos inhumanos por comunicarse con el resto de personas en un mundo ingobernable para ellos; que intentan comer ellos solos, y poner la mesa, y lavar los platos; que intentan abrazar y que los ruidos y las luces no les molesten.

Intentan acercarse a nuestro mundo, sin importarles, lo que sabes tú, o lo que eres tú.

En el cine, yo también he visto Spiderman, y por ello si un padre me dice: mi hijo no veas como trepa por los árboles, no le digo: Claro porque es Spiderman. Ten cuidado con lo que ves en la televisión pues no siempre es el fiel reflejo de la vida real.

De cualquier forma, si te gusta por ejemplo Good Doctor, vente un día a mi colegio y pasa un día con nosotros. Te invito.

Porque integrar a las personas diferentes, no es ver Good Doctor.

 

Reflexiones de una persona con autismo