¿Qué va a pasar con los centros de educación especial?

¡Pues lo ha dicho la ONU! Que es como si, en mi portal, lo dice el presidente de la comunidad. Nos ha regañado la gran Organización de las Naciones Unidas.

Y visto así, como padre de un niño con autismo, hasta me alegra saber que la ONU cuida de mi hijo Lucas. ¡Qué barbaridad, qué buen rollo! Resulta que a mi hijo no le hacen caso sus amigos, pero sí le hace caso la ONU. ¡¡Pues ya me puedo morir tranquilo!!

La ONU va y regaña a España, y le dice: oye, que tienes que quitar, cerrar, suprimir o dejarlos no sé muy bien cómo, pero no puedes seguir mandado a todos las personas con discapacidad a Centros de Educación Especial (a mí cuando me dijeron el nombre, pensé: muy integrado mi hijo no va a estar…pero eso es otro debate).

Sigues la noticia, y ya salen políticos de cuyo nombre no quiero acordarme…, diciendo: pero noooooo, no se van a cerrar, va a ser progresivo; lo haremos de forma que los profesores de Educación Especial no se queden sin trabajo; irán a la escuela pública, pero no irán; buscaremos medios, pero esto hay que hacerlo bien… Jajajajaj y ya estamos otra vez hablando y moviéndonos cuando tenemos el problema encima de la mesa. Nooooo, no podemos hacer las cosas antes, no vaya a ser que se crean que somos muy listos.

Ya están mis amigos los políticos hablando en general, con frases que no dicen nada, y creando la incertidumbre en miles de personas, que no sabemos qué va a pasar.

Y no digo que la ONU no tenga razón, que quizás la tiene, pero si vienen un día a verme, -ya que son capaces de hablar del futuro de mi hijo, supongo que no tendrán inconveniente en tomarse una caña conmigo y cuando estemos echando esa caña-, me gustaría preguntarles: ¿Dónde estaban Uds. cuando en el colegio público al que iba mi hijo nos reunieron de manera orquestada para convencernos de que mi hijo tenía que ir a Educación Especial? ¿Dónde están esos profesionales que nos sentaron a mi mujer y a mí, para decirnos que la mejor solución era la Educación Especial para Lucas? Pues ahora toda esa gente, no está, o si está, dicen que ellos nunca dijeron que Lucas fuera a Educación especial. Jajajaja, me descojono…

Eso por un lado, pero por otro, mi hijo es una persona con autismo severo no verbal; esto, “querida ONU”, quiere decir que tiene que tener una persona a su lado las 24 horas del día. Sííííí, las 24 horas, porque si no la puede liar parda en cualquier sitio. Y tú, “querida ONU”, me dices que si mi hijo vuelve al colegio del que le invitaron a irse ¿va a tener una persona solo para él? ¡¿En serio?! ¡¿Le va a llevar hacer pis?! ¡¿Le van a limpiar el culo cuando se cague?! y ¡¿le van a sacar las piedras de la boca cuando se las coma?! ¡¿Va a tener una logopeda para él,  un psicólogo para nosotros, una profesora para él y cuatro niños más, otra profesora de apoyo, cobertura los fines de semana…?!

¿¿En serio que todo esto lo va a tener la educación pública y no me va costar dinero?? ¡Venga, pues dale! Obliga a España hacerlo y que la pasta que se gastan en comidas, viajecitos, casoplones, fiestuquis, y demás dispendios se la den a la educación para incluir a las personas con discapacidad. Pero que las incluyan de verdad. NO a medias. Que ya me conozco lo que pasa en este país al que adoro: Que entre lo que se dice, la intención y luego lo que se hace suele haber brechas de dimensiones gigantescas.

En fin, que si se hace bien, adelante, y si no, como me dijo mi abuelo en su lecho de muerte: Virgencita que me quede como estoy.

Reflexiones de una persona con autismo