Baila por tu hijo, que es una persona con autismo

No llores más de lo que tus ojos puedan llorar.

No deberías esperar más cosas que las que la vida te ha dado.

No deberías de pensar más allá de lo que tienes.

No tienes que esperar más de lo que te va a tocar.

La vida es así, simplemente.

No esperes tener otra vida diferente de la que tienes.

Porque no hay más.

Esto es así.

Si te haces preguntas idiotas obtendrás respuestas idiotas.

Tienes una persona diferente a la que admirar.

Baila por tu hijo y baila como si nadie te mirara.

Baila, baila, baila, esto dura un segundo.

Con el autismo o sin él baila.

Y si esta fiesta no te gusta, baila.

Y si no, vete

a llorar por algo por lo que no tienes la culpa.

Te estaremos esperando

para decirte que la vida dura un segundo

y que tu hijo, que es una persona con autismo, se llevó todo tu tiempo

Solo te quedó un poquito y fue para quererle.

 

 

Reflexiones de una persona con autismo