Autismo y TIC

Ahora todo es On line.

Dejo a mi novia, pues le mando un whatsapp y que le vaya bien.

Que me gusta el chico que se sienta delante de mí, pues le mando una foto en Instagram.

Que tengo que buscar trabajo, pues creo un perfil guay en LinkedIn.

Que no tengo amigos, pues entonces pido amistad en Facebook.

¡Que ya manda huevos que tenga que pedir amistad, que alguien desconocido ponga un me gusta a mis fotos o que tenga que llamar al fontanero poniendo un mensaje a una plataforma que está en Brasil!

Ahora, no digo yo que las nuevas tecnologías y formas de comunicación no sirvan pues de hecho mi hijo tiene voz en Facebook, en YouTube, en LinkedIn, y eso es lo que hay.

Pero ¿Qué haremos como sociedad para que las nuevas tecnologías sean una ayuda para personas diferentes que nos las entienden igual que nosotros? Y mi pregunta viene cargada de dudas y de incertidumbre. Veo como cada vez más las asociaciones, los cursos, incluso el colegio de mi hijo apuestan por ellas, como siempre, buscando el bienestar de las personas con autismo. Sin embargo, me da un poco de miedo que una falta de estrategia con las Nuevas Tecnologías no haga más que hacer más grande la grieta que hay entre nosotros y las personas con autismo.

Mal comparado, es como si en una carrera popular, que ahora están tan de moda, salieran unas zapatillas que aumentaran la velocidad de los participantes sin que estos se cansaran. Pues bien, si no hiciéramos un buen uso de ese gran avance y se las diéramos a los más rápidos solo conseguiríamos aumentar la diferencia entre los  más rápidos y los más lentos, y si se las damos todas a los más lentos crearíamos una carrera donde todos son rápidos. ¡No tendría sentido!

De verdad, no tengo la solución para hacer un buen uso de las nuevas tecnologías pero si tengo claro, como digo, que un mal enfoque puede traer consecuencias nefastas para las personas con autismo.

El autor David Pérez Heredia, en su artículo ¿Cómo pueden ayudarnos las TIC a fomentar la inclusión autista? descubre las más importantes, que podéis leer en este enlace https://revistadigital.inesem.es/educacion-sociedad/tic-tea-herramientas-autismo/

y termina advirtiendo de los posible problemas que puedan surgir: “Como docentes, debemos estar alerta para aprovechar las oportunidades que nos brindan los nuevos escenarios tecnológicos, como es el caso de las TIC TEA, las cuales se abren en nuestro campo de trabajo, sin olvidar la reflexión crítica ante los problemas que también puedan propicia”.

Es por ello que pido responsabilidad social para encajar las nuevas tecnologías en el mundo del autismo como herramienta de ayuda y nunca jamás como algo que me separe más de mi hijo. Estoy convencido que así se hará, pero a veces me invade la incertidumbre y no sé si el monstruo del autismo también será capaz de hacerse fuerte en la RED. Espero que no, y que seamos capaces de golpearle a base de whatsapp, contando la historia en Facebook y beBee y habilitando espacios en Linkedin, por ejemplo, solo para personas con TEA diagnosticado.

Por favor, no nos olvidemos de las personas con autismo en el avance de las TIC.

 

Reflexiones de una persona con autismo