El autismo y la condescendencia

 

Eres pija de salón, los pases que das son de silicona y tu alma ya es solo chicle de fresa de los que el sabor dura poco.

Parecías una muñequita de porcelana, a la que nadie podía tocar, y todos los hombres que te conocían se conforman con verte, pues sabían que en esa mirada tuya el tiempo se había parado.

Tu problema es que vas con bolsos de Tous, pero votas a Podemos

Y tú pareja, no le llamas marido, pues eso es retrogrado, va a jugar al golf porque su jefe le dice que en ese campo puede hacer un 2 bajo par

aunque él no tenga ni puta idea de lo que es eso del “bajo par”

El problema es que siempre dijiste más de lo que hiciste.

Tu iPhone X tiene los bordes más redondeados y cierras los ojos cada vez que se cae

pensando que con él, se romperá tu vida………

Prometes a diestro y zurdo, siniestros ambos dos, que vas a incluir a los demás,

y lo único que quieres es pasar una tarde tomando café en la Calle Serrano hablando a tus amigas, de lo mal que lo pasan los “niños diferentes”

El problema es que siempre bailabas bailes de salón sin tener pareja a la que abrazar

Y tú pareja, al que no llamas marido por parecer retrogrado,  solo piensa en su gomina, y en buscar un taller en el que le hará la revisión de vuestro  bmw a mitad de precio. Vuestras ganas de incluir a los más débiles, cada noche se pierden en un gin tónic  al mismo tiempo que el cardamomo le da sabor.

No me vengas con cuentos, ni de chinos ni de los otros, no me digas que te importo, que has preguntado por mi a otros, pues mi teléfono ya no se acuerda de como suena tu voz.

Y por supuesto, cuando hables de mi a otros, no les digas: Pobre familia, sé por lo que están pasando…….porque literalmente, no sabes una mierda por lo que estamos pasando. Porque literalmente ya no quieres saber nada de mi.

Nunca fuiste una experta en mi familia pero al día de hoy no conoces nada de mi y los míos. Y ¿sabes porque? Porque me he encargado, de no llenar nuestros momentos de mierda, para disfrutar de ti y de lo que me contabas. Y nuestra relación fue recíproca en un 90 a 10, yo daba el 90 y tú el diez.

Pero sabes lo que ha traído esto de la mano???? que en vez de identificar los momentos, y pararte a pensar que también alguna vez yo necesitaba el mío, te olvidaste de mi. Y ya no quisiste saber nada de mis miserias. Solo te gustaban los momentos graciosos, en los que tan bien me desenvuelvo, y no querías verme llorar lágrimas de barro………esto ya resultaba incómodo.

Simplemente te olvidaste de mi.

Si eres tú amiga mía eres las CONDESCENDENCIA MAL ENTENDIDA. Deberías de aprender de la COMPASION VERDADERA que es de personas que han llegado a un nivel superior, o del COMPROMISO DE LA BUENA GENTE, que es altruista y desinteresado. O incluso DEL ACOMPAÑAMIENTO Y DE LA ESCUCHA AL PRÓJIMO, que ofrecen mucho más que tú en cualquier momento.

El problema es que al mismo tiempo que dices inclusión, tu mente piensa olvido, y así es muy difícil incluir a alguien

Yo no te tengo rencor, ni mucho menos, pues en un momento fuiste parte importante de mi vida, pero solamente me despido de ti, para decirte que si tú decides que esto termine, que así sea, pero que sea para siempre.

Te deseo lo mejor

El problema es que cuando te vuelva a ver, no te culpare de nada, de nuevo procuraré hacerte reír y pensar que fue ayer el último día que te vi.

Si amiga mía, eres la CONDESCENDENCIA, y no eres buena para llevar mis maletas en este viaje que se llama VIDA.

Reflexiones de una persona con autismo