El autismo y la condescendencia

  Eres pija de salón, los pases que das son de silicona y tu alma ya es solo chicle de fresa de los que el sabor dura poco. Parecías una muñequita de porcelana, a la que nadie podía tocar, y todos los hombres que te conocían se conforman con verte, pues sabían que en...

El autismo y las diferencias

Eres torpe y me encantas. Sin tus ganas de vivir me soliviantas. Tus ojos verdes miran al sol mientras las noches se levantan   Dime que no me quieres y miraré hacia otro lado; pero jamás me pidas que te deje tirado.   Contigo voy con todas mis fichas, sin lamentos y...

Cuando el autismo llora desconsolodamente

¿Qué te duele? - Pregunta su madre con angustia. Pero hijo mío ¿Qué pasa? - Pregunto yo mientras mi corazón se encoge y mis manos no paran de quitar las lágrimas que caen por su mejilla como gotera en casa vieja en un día de lluvia. Y mi mujer y yo nos miramos con...

El mejor guardián del autismo

Quiero saber si alguna vez aceptaré lo mucho que te quiero a pesar de tu diferencia. Cómo tratar de saber que lo que decido no te viene mal aun teniendo claro el objetivo. Hoy me he dado cuenta, de nuevo, lo mucho que me necesitas y lo poco que hago para que sigas...

Las notas y el autismo

Un diez papá, un diez, he sacado un diez, y ¿sabes qué? David ha sacado sólo un bien. Y Manuela ha suspendido. Creo que soy el mejor de clase. He ganado a todos. Hijo mío y en ¿qué ha sacado un diez? En llevar el plato a la mesa... En el mundo azul del autismo no se...

El autismo y el aislamiento social

  ¿Mamá cómo les podemos convencer de que yo necesito amigos como los necesita cualquier niño? ¿Cómo podemos hacerles ver que a lo mejor el cine no es el mejor sitio para mí, pero que sí puedo estar en el patio con todos ellos? Pero mamá ¿por qué no entienden que si...

¿Cómo llega el autismo a tu vida?

Te colaste en mi casa como lo hace la serpiente en la madriguera de los conejos recién nacidos. Viniste sin avisar, como lo hacen los amigos que llaman un domingo por la tarde tocando el timbre al tiempo que dicen: somos nosotros traemos una pizza. Robaste besos, como...

AUTISMO, DEJAME QUE APRENDA A SALTAR

  Todas las mañanas cuando bajo del autobús tenemos que andar unos 15 minutos desde la parada hasta el colegio. Pasamos por un bar, por una cristalería y por un estanco que no sé lo que es. Bueno, sí sé lo que es, un sitio donde se compran cilindros blancos que te...

Y así pasan los días en el autismo……….

El miope queriendo ver bien de lejos. El gordo intentado llegar el primero a la meta. La fea queriendo llevarse al guapo de secundaria. La lavadora esperando que la tienda el manco y el balón deseando que le empuje a gol el  portero. Las canas de la que se confundió...

¿El cariño se reparte cuando aparece el autismo?

¿Cómo reparto mi cariño entre uno que reclama el 70% de mi atención y el otro, pobre, que no reclama nada pero que por justicia le corresponde el 50%? Esta pregunta aunque parezca una perogrullada a los padres de una persona con autismo con hermanos nos preocupa; y...

Blog Reflexiones de un AutistaEn el barrio del autismo hay una avenida por la que los padres que tenemos niños con autismo no deberíamos caminar nunca. Se llama la Avenida del NO PODRÁ. No deberíamos ir a esta calle ni para ver escaparates. Ahora, como somos humanos, a veces sin saber cómo ni porqué terminamos en ella.

Madre y padre, con este blog quiero acompañarte, para que cuando mires hacia atrás encuentres un apoyo. No sé más ni menos que tú, solamente que llevo ya años caminando por él. Espero que mi experiencia te resulte útil.

Profesionales que dedicáis vuestra vida y conocimientos al autismo, tengo un hijo de 7 años diagnosticado de TEA no verbal. Mi convivencia y experiencias con Lucas, tus aportaciones sobre el autismo y el contacto con otros profesionales pueden ayudarnos a avanzar.

Sociedad, espero que a través de este blog puedas entender que el autismo es solo una manera diferente de pensar. Caminemos juntos y hagamos que el barrio del autismo sea cada día un poco mejor.

El autismo y las diferencias

Eres torpe y me encantas.

Sin tus ganas de vivir me soliviantas.

Tus ojos verdes miran al sol mientras

las noches se levantan

 

Dime que no me quieres

y miraré hacia otro lado;

pero jamás me pidas

que te deje tirado.

 

Contigo voy con todas mis fichas,

sin lamentos y sin espantos,

y si la partida va mal, y pierdo,

recuerda: yo siempre me levanto.

 

Sales corriendo sin meta precisa,

-como yo cuando tu madre se enfada-,

pero es verdad que pienso: mi hijo es feliz,

¡será por tu eterna sonrisa!

 

Y a veces no puedo más,

porque lo vuelves hacer

y tenemos que de nuevo limpiar,

sin embargo al segundo, se nos vuelve a olvidar.

 

¡Eres torpe y me encantas!

Sin tus labios de fresa, que no besan,

no se vivir y se me olvida respirar,

es como el reo al que los años pesan.

 

¡Y así eres tú!, distinto a la gente.

Y te quiero así,

no te quiero normal .

Te quiero simplemente porque eres diferente.

Realmente muchas de las diferencias que existen entre los seres humanos tienen su origen en el propio ser humano. Entiendo que cuando el hombre decidió, hace millones de años, empezar a convivir en grupo ya que de esta manera aumentaba considerablemente sus posibilidades de supervivencia, empezaron a nacer también las diferencias.

Seguramente fue con la aparición del lenguaje cuando, esas diferencias, llegarían a establecerse para quedarse siempre al lado del ser humano. El proceso, si se puede simplificar, es sencillo: el hombre decide vivir en sociedad, al hacerlo se estandariza lo que es normal y lo que no lo es. Si todos veían el mundo de una manera y de repente alguien no lo veía así, parece que hubo muchas posibilidades  de que ese, que lo veía de otra forma, fuese “el diferente”. Y, en mi opinión, ahí pudo nacer la exclusión. Era más fácil excluir que entender. Era más fácil empujar fuera que tender la mano para meterle dentro. Además cuando en una sociedad se establecen estas diferencias, llenas de prejuicios, mentiras, ignorancia y desinformación, siempre es más fácil excluir que integrar al diferente, porque otra enorme cualidad del ser humano es que no le gusta el cambio y alguien diferente te obliga a cambiar te obliga a mirar diferente, a pensar diferentes, a realizar pruebas diferentes para su aprendizaje, y esto querida amiga no gusta al ser humano.

En fin, es solo una opinión. Probablemente la exclusión y la diferencia entre seres humanos sea mucho más compleja de lo que yo opino, pero no me importa tanto el origen de la misma, lo que realmente me importa es que se apueste ahora por la inclusión de las personas que son diferentes.

De verdad, por propia experiencia, convivir con una persona con autismo es realmente difícil, ya hablaremos más en otros post de este tema, pero de igual modo me atrevo a decir que lo que te aporta una persona con autismo nadie jamás te lo puede aportar. Es tanta la riqueza como ser humano que obtienes al lado de personas diferentes, que merece la pena conocerles, ayudarles y aprender de ellos. Lo demás no tiene cabida, en una sociedad sabia.

 

Reflexiones de una persona con autismo

Autismo y TIC

Ahora todo es On line. Dejo a mi novia, pues le mando un whatsapp y que le vaya bien. Que me gusta el chico que se sienta delante de mí, pues le mando una foto en Instagram. Que tengo que buscar trabajo, pues creo un perfil guay en LinkedIn. Que no tengo amigos, pues...

¿Crees que puedes excluir a alguien desde el autismo?

¿Te parecería bien excluir los aperitivos de las cañas fresquitas del verano? ¿Qué tal si excluimos la arena de la playa y dejamos solo chinarros y piedras grandes? ¿Deberíamos excluir la ropa interior de Woman Secret y el ketchup de Macdonald y Burger King? ¿Que en...

Soy una persona con autismo y quiero a mi padre

    Mi padre es el que me ayuda a esconderme cuando la batalla se llena de tiros. Es el que me dice “NO hagas esto” y luego me deja hacerlo. Mi padre es el que lo pasa mal cuando estoy yo solo corriendo, y todos los demás juegan al fútbol. Es el que les quita el balón...

El nacimiento de una persona con autismo

Fue fruto del cariño y del amor más profundo entre dos personas. Era un niño buscado, querido y deseado. También fue producto de uno de los principios que establecemos lo padres cuando tenemos ya un hijo, y que perdura inamovible generación tras generación: “Para que...

Lo que el autismo no quiere

  No me quiero sentir como la persona que no sabe si quiere un beso o la última copa en una fiesta de noche vieja. No quiero sacar punta a  un lápiz y que se rompa la misma nada más escribir. No quiero apurar el maquillaje de un envase y mirarme en un espejo más...

La diferencia depende de lo que tú imaginas

  Dicen que hubo una vez un caballero que galopaba a lomos de un corcel blanco y que no eran como los demás. La gente de las aldeas los tildaban de locos y diferentes. Uno no hablaba, el otro nunca relinchó. En el pueblo, la gran mayoría les quería pues eran pareja de...

El silencio del autismo

Y justo en ese instante el tiempo se paró… Creo que no éramos conscientes de que sería la última palabra que diría nuestro hijo Lucas. Siendo sincero no sé qué palabra fue: ¿agua? ¿Chocolate? ¿Mamá???  ¿Zumo? qué más da…, el caso es que esa maldita palabra venía...

Te hablo a ti, vida

Pero, ¿qué más quieres de nosotros? Tantas veces me has golpeado, tantas veces que me he levantado. Pero cierto es que no te cansas de pegar. Si vienes a por nosotros, siempre potenciamos nuestros recursos por pequeños que sean y ofrecemos nuestra mejor versión. No...

Pero a ti quién te ha dicho que estás mal

¡¿Pero a ti quién te ha dicho que estás mal!? Estás mal porque las porras están frías o porque se te acabado la batería del móvil y no podrás mirar los mensajes mientras tomas algo con tu amigo. ¿Pero a ti quién te ha dicho que estás mal? ¿Estás mal porque no haces...