Tu hijo estará contigo toda la vida

Papá, hoy quiero ser mayor para irme con mis amigos y pasarlo bien; que no tenga hora para volver a casa, ni unos padres que esperen despiertos. Hoy quiero ser mayor, para olvidarme de las chuches y de las patatas que con tanto cariño siempre me compraste. Quiero...

Tu mundo y el mío son diferentes

Donde tú ves un lavaplatos yo veo la entrada al mundo de nunca jamás. Donde tú ves solo un frigorífico para mí es la entrada a la cueva de los mil sabores. En la pared que tú ves solo gotelé yo veo los girasoles de Van Goth, por eso siempre miro al mismo lado y tú no...

Hoy va a ser mi gran noche

Que tú casa a las 3,35 de la madrugada se convierta en la franja de Gaza no es bueno ni para ti ni para tu mujer ni para tus hijos. Ahora bien, esto se ve claro tomando una cervecita en una terraza de un bar esperando al sol que se resiste a llegar. Sin embargo...

Esta noche sale el Sol

El Tipex nunca será un batido de vainilla y la Coca Cola sin burbujas nunca sabrá igual que la que las tiene. La carrera en la media no es la M40 del voyeur y la vida dura lo que la sonrisa del payaso en su última función. Las camas de los locos está noche no están...

El primer beso del autismo

Hoy hijo mío veo como tus besos se me escapan como pez al que quiero coger con mis manos. Dicen de los besos que aquellos que no das ya no volverán. Vendrán otros, pero los perdidos ya no. Me gusta pensar que esos besos perdidos están en un lugar con los abrazos que...

La isla de la inclusión

Mira, solo te pido una cosa: que vengas y me cojas en tus brazos y me achuches. Solo quiero que vengas y me lances ese balón imaginario con el que los niños jugamos nuestros mejores partidos. Invéntate una guerra de buenos contra más buenos y serás mi jefe e iremos...

Marcas no, gracias

No me gustaría ser el Carrefour al que le faltara una R, pero tampoco el AHORRAMAS sin la H. Yo no soy una MONT BLANC que no escribe ni un recambio de PARKER que se gasta rápido. No veas en mí a un cocodrilo como el de LACOSTE pero tampoco quiero ser ni BIMBA ni LOLA...

Las rutinas del autismo evitan dolor y odio

Conozco a un niño, que cada día que se levanta intenta hacerse entender a pesar de no hablar. Emite un sonido que se parece a MAMA y que le sirve a su madre para saber que su ángel ya ha abierto las alas. Ese niño es rutinario. Peligroso es romperle sus rutinas, pues...

Mi hijo ha sacado una Matrícula de Honor

Cuando termina el curso los padres estamos ansiosos, ilusionados, contentos; otros tristes, disgustados, amargados… en fin se acumulan muchas sensaciones de mil y un colores y es que ha llegado el momento de las notas finales. Ese momento en el que nuestros hijos...

Las personas con TEA no mienten

No te lo vas a creer, pero yo nadando crucé el Río de la Plata. Bajé Despeñaperros a 220 km/h y apareció un helicóptero que se puso en mitad de la autovía para que parara. Me comí 7 Whopper y seis Coca Colas de las grandes... Mi compañero que llego una hora y media...

Blog Reflexiones de un AutistaEn el barrio del autismo hay una avenida por la que los padres que tenemos niños con autismo no deberíamos caminar nunca. Se llama la Avenida del NO PODRÁ. No deberíamos ir a esta calle ni para ver escaparates. Ahora, como somos humanos, a veces sin saber cómo ni porqué terminamos en ella.

Madre y padre, con este blog quiero acompañarte, para que cuando mires hacia atrás encuentres un apoyo. No sé más ni menos que tú, solamente que llevo ya años caminando por él. Espero que mi experiencia te resulte útil.

Profesionales que dedicáis vuestra vida y conocimientos al autismo, tengo un hijo de 7 años diagnosticado de TEA no verbal. Mi convivencia y experiencias con Lucas, tus aportaciones sobre el autismo y el contacto con otros profesionales pueden ayudarnos a avanzar.

Sociedad, espero que a través de este blog puedas entender que el autismo es solo una manera diferente de pensar. Caminemos juntos y hagamos que el barrio del autismo sea cada día un poco mejor.

Tu hijo estará contigo toda la vida

Tu hijo estará contigo toda la vida

Papá, hoy quiero ser mayor para irme con mis amigos y pasarlo bien; que no tenga hora para volver a casa, ni unos padres que esperen despiertos.

Hoy quiero ser mayor, para olvidarme de las chuches y de las patatas que con tanto cariño siempre me compraste.

Quiero volver solo del instituto, tener mis propias llaves. Quiero hacer fotos con mi propio móvil y que nadie me diga que no puedo poner un whatsapp.

Hoy quiero ser mayor, navegar por internet con libertad y con responsabilidad, pero que no haya un software que me controle.

Quiero coger el autobús yo solo, tener una chica a la que besar y empezar a pensar a qué me quiero dedicar.

Hoy quiero ser mayor para probar la cerveza y decidir yo solo si me gusta o no me gusta e irme de cena con gente mayor.

Quiero poder opinar libremente y que la frase “estamos hablando los mayores” desaparezca de mi mundo.

Hoy quiero ser mayor para no tener que ir contigo y con mamá de vacaciones, y marcharme unos días con mis colegas a la playa.

Quiero tener mi propio coche, mi propio dinero y gastarlos, donde, cuando y con quien yo quiera.

Hoy quiero ser mayor, para que sea yo el que prohíba y reclame, y que nadie me diga lo que tengo que hacer.

Quiero prepararme para un trabajo, pensar en un futuro lleno de retos de mayores, y poder vivir mi vida.

Y todo esto algún día, y desgraciadamente más pronto que tarde, sucederá…

Es ley de vida. Ese día ya no le podrás besar porque le ven sus amigos y la frase “eres un pesado” la oirás más de una vez. Ese día preferirá irse con su chica al cine que estar contigo jugando a la consola. Ese día ya no te buscará para hacer los deberes contigo, ni te dirá “eres el mejor papá del mundo”, no porque no lo piense sino porque al hacerse mayor empezó a sentir vergüenza de cosas que antes no tenía. Ese día verás como tu pequeño ya no lo es y como empieza a construir su vida fuera del nido que con tanto amor construiste para él. Y es humano que ese día como padre sientas pena de no poder coger entre tus brazos al que siempre fue tu pequeño o tu pequeña.

¿Y si te digo que tengo una gran sorpresa para ti? ¡Algo realmente maravilloso!

Pues sí, tengo una gran noticia para ti. Y es que tu hijo, que es una persona con autismo, estará contigo toda su vida. Es una delicia verdad. Es el deseo cumplido de muchos padres: ojalá siempre esté mi hijo a mi lado. Pues mi hijo estará conmigo toda la vida. Y quiero que así sea. Protegerle. Poder besarle siempre delante de sus amigos, seguir comprándole chuches y seguir haciéndole cosquillas por muy mayor que sea.

Estaremos juntos y eso es algo maravilloso. Algo que no pasará con mi otro hijo, que se hará mayor, tendrá su propia vida y algún día volará.

Yo sabía que el autismo tenía algo bueno y lo acabo de descubrir: todos los días de mi vida estaré con uno de mis hijos.

Reflexiones de una persona con autismo

 


Fotografía: David Martín

 

Tu hijo estará contigo toda la vida

Papá, hoy quiero ser mayor para irme con mis amigos y pasarlo bien; que no tenga hora para volver a casa, ni unos padres que esperen despiertos. Hoy quiero ser mayor, para olvidarme de las chuches y de las patatas que con tanto cariño siempre me compraste. Quiero...

Tu mundo y el mío son diferentes

Donde tú ves un lavaplatos yo veo la entrada al mundo de nunca jamás. Donde tú ves solo un frigorífico para mí es la entrada a la cueva de los mil sabores. En la pared que tú ves solo gotelé yo veo los girasoles de Van Goth, por eso siempre miro al mismo lado y tú no...

Hoy va a ser mi gran noche

Que tú casa a las 3,35 de la madrugada se convierta en la franja de Gaza no es bueno ni para ti ni para tu mujer ni para tus hijos. Ahora bien, esto se ve claro tomando una cervecita en una terraza de un bar esperando al sol que se resiste a llegar. Sin embargo...

Esta noche sale el Sol

El Tipex nunca será un batido de vainilla y la Coca Cola sin burbujas nunca sabrá igual que la que las tiene. La carrera en la media no es la M40 del voyeur y la vida dura lo que la sonrisa del payaso en su última función. Las camas de los locos está noche no están...

El primer beso del autismo

Hoy hijo mío veo como tus besos se me escapan como pez al que quiero coger con mis manos. Dicen de los besos que aquellos que no das ya no volverán. Vendrán otros, pero los perdidos ya no. Me gusta pensar que esos besos perdidos están en un lugar con los abrazos que...

La isla de la inclusión

Mira, solo te pido una cosa: que vengas y me cojas en tus brazos y me achuches. Solo quiero que vengas y me lances ese balón imaginario con el que los niños jugamos nuestros mejores partidos. Invéntate una guerra de buenos contra más buenos y serás mi jefe e iremos...

Marcas no, gracias

No me gustaría ser el Carrefour al que le faltara una R, pero tampoco el AHORRAMAS sin la H. Yo no soy una MONT BLANC que no escribe ni un recambio de PARKER que se gasta rápido. No veas en mí a un cocodrilo como el de LACOSTE pero tampoco quiero ser ni BIMBA ni LOLA...

Las rutinas del autismo evitan dolor y odio

Conozco a un niño, que cada día que se levanta intenta hacerse entender a pesar de no hablar. Emite un sonido que se parece a MAMA y que le sirve a su madre para saber que su ángel ya ha abierto las alas. Ese niño es rutinario. Peligroso es romperle sus rutinas, pues...

Mi hijo ha sacado una Matrícula de Honor

Cuando termina el curso los padres estamos ansiosos, ilusionados, contentos; otros tristes, disgustados, amargados… en fin se acumulan muchas sensaciones de mil y un colores y es que ha llegado el momento de las notas finales. Ese momento en el que nuestros hijos...

Las personas con TEA no mienten

No te lo vas a creer, pero yo nadando crucé el Río de la Plata. Bajé Despeñaperros a 220 km/h y apareció un helicóptero que se puso en mitad de la autovía para que parara. Me comí 7 Whopper y seis Coca Colas de las grandes... Mi compañero que llego una hora y media...

El parque del autismo

A mi hijo le gusta columpiarse en un parque en frente de casa. Cumpliendo a rajatabla con uno de los principios básicos del autismo, que es la rutina, le encanta ir siempre al mismo parque, coger el mismo columpio y de manera sistemática columpiarse. El parque no es...

Me he enamorado de una persona con autismo

Aquel día la sopa olía a pescado muerto y en el salón, donde siempre se estaba bien, hacía mucho frío. Mi madre me sirvió el segundo plato con la sentencia: ahora cuando venga tu padre quiere hablar contigo… Sabía que, el verme mi padre, no era ni para darme ánimos ni...