¿Tenemos derecho a la queja las familias de una persona con autismo?

¿Tenemos derecho a la queja las familias de una persona con autismo? Pues sinceramente, SI. Sólo faltaba, que algo o alguien nos negara el derecho a exteriorizar nuestras emociones y poder descargar la ansiedad y el estrés que nos provoca el TEA.

Entiendo que éste no es el debate. Pues la evidencia del mismo es propicio para que el mismo no existiera.

Ahora bien, otra cosa muy diferente es estar y vivir en la queja permanente.  ¿Es esto conveniente?

Mi opinión es que la queja es un derecho, y por tanto lo puedes ejercer. De ahí, a quedarte atrapado en la queja continua no creo que te ayude, sino que además te atrapará en un mundo donde la probabilidad de no ser feliz es muy alta.

De verdad vivir, y desayunar “café con quejas” a diario es la mejor manera de no ser feliz. Lo digo por ti.

Además todos y yo el primero, tenemos épocas malas, y las mismas se miden en cierto modo porque no hago más que quejarme todo el rato.

Es necesario tomar conciencia, que la queja como expresión de emociones SÍ, pero quedar atrapado en sus redes, no debería de ocurrir. Y de ocurrir, que seamos capaces de salir cuanto antes de esas conductas.

No hacemos bien a nuestros hij@s. Necesitan padres, y madres enfocados a la solución y no atrapados en el problema. Y desgraciadamente en el TEA, hay muchos problemas que solucionar.

¿Qué motivos hay para no estar continuamente quejándose?

  1. Hay gente que está peor. Sí, y entonces es una falta de respeto a los demás, quejarte de manera continuada, porque puedes hacerlo con gente que esté mucho peor que tú.

  1. Porque pierdes credibilidad. La persona que está continuamente quejándose, al final los demás no le creen. Lo que en un principio es bueno que es exteriorizar la emoción, se convierte en una adulteración del derecho a quejarte.

  1. Porque la gente al final no quiere estar a tu lado. ¿Te gusta estar al lado de gente que está continuamente quejándose?. Pues igual que te pasa a ti, si tú lo haces, el resto no querrá estar contigo.

  1. La queja si solo se queda en queja, no es el camino para la inclusión de tu hijo. La queja debe de ir acompañada de la acción enfocada a la solución de la misma.

  1. La queja continuada, alimenta la bestia de la “queja”. Hasta que consigues crear un circulo vicioso que se retroalimenta y del que no puedes salir.

Enhorabuena, a base de repetición, tu cerebro ha aprendido a quejarse continuamente y te has convertido en un eterno quejica.

  1. La queja es humana. NO es humano, quedar atrapado en ella. Porque entonces quedas enredado en las redes de la “queja continua” y esto te resta energía para enfocarte en las posibles soluciones para nuestros hij@s con autismo.

  1. Estar en un estado de queja continua es alimento que le encanta al resto de emociones negativas.

Y empiezas quejándote de que llueve, y terminas por la noche, pensando que el día ha sido uno de los peores de tu vida. Porque la queja, es la antesala de la frustración, de la ira, de la ansiedad, y de otras emociones negativas que entorpecen tu mundo emocional.

  1. Quejarnos continuamente del TEA, es no ayudarnos ni ayudar a lo que más queremos en el mundo: nuestros hij@s. Una persona que se está quejando continuamente y no haciendo nada, no va a solucionar nada.

Solamente va a crear un mal ambiente, en el que la persona con autismo no llegará al máximo de sus posibilidades.

  1. Porque es incompatible con la risa y la sonrisa. ¿Has visto a alguien reírse cuando se está quejando de un mal servicio? Por lo tanto compañer@ si te estás quejando no te estás riendo, y aunque sea solo por eso, no deberíamos de caer en la queja continua. Porque la queja continuada es una ladrona de guante blanco de la sonrisa.
  2. Porque no debemos convertir un derecho en una obligación permanente. Las cartas nos las repartes, lo que si decides es cómo las juegas. Y no he conocido a nadie que gane la partida con una queja permanente de las cartas que le tocaron.

En la página crecimiento positivo, se afirma de manera contundente lo siguiente: Puedes leer el post completo aquí

“Además, la continua queja provoca que no haya una «desconexión» real de la situación que ha generado la desazón y el dolor.

 La queja no nos orienta hacia la solución de los problemas, sino que gira en forma de círculo en torno al problema, al dolor y a la desazón. Algunas personas repiten la queja no solo porque creen que les alivia (y así sucede al principio) sino que también creen que les acercará a una solución en algún momento.

En ese sentido el mecanismo es similar al de la preocupación, en el que inicialmente las personas que se preocupan sienten que están empezando a resolver un problema puesto que perciben que están buscando soluciones, pero a medio plazo la estrategia de la preocupación no es funcional ya que no ejecuta acciones que supongan una solución real, al tiempo que pensar todo el tiempo en esa preocupación incrementa y mantiene la ansiedad.

Del mismo modo, repetir la queja hace que revivamos la experiencia una y otra vez, pasando de resultar aliviante al principio, a ser ansiógeno más adelante, incrementando nuestro malestar.”

Si te apetece puedes leer estos post, que a lo mejor son una “queja encubierta”. Como ves yo soy el primero en cometer errores. Por eso no te creas nada de lo que lees pues solo es fruto de mi propia experiencia.

El autismo y el mar

El autismo a veces rompe mi alma

Mis días están llenos de ojalas y mis noches de quisieras

Espero que te sirva de algo este post, y recuerda tenemos la obligación de ser felices, o como mínimo de crear ambientes propicios de bienestar. Y hazme caso, la queja permanente no lo permite.

Hasta pronto

¿Qué principios de la psicología positiva nos pueden ayudar a los padres de una persona con autismo?

Realmente es un poco pretencioso decirle a unos padres de una persona con autismo, que no pasa nada, que esto del autismo es maravilloso y que sean positivos. Sin embargo, lo que si es verdad y no permite lugar a la duda, es que la psicología positiva puede ayudar a los padres de una persona con autismo.

Es necesario encuadrar en primer lugar y definir, “que demonios” es esto de la psicología positiva, que como todo lo que está de moda, suena dos o tres veces al día en cuanto navegas un poco por Internet.

La psicóloga Dafne Cataluña en su artículo ¿Qué es la psicología positiva? Argumenta que le gusta mucho la definición que hace Christopher Peterson.

“ La Psicología Positiva es el estudio científico de lo que hace que la vida valga más la pena. Es la llamada de la psicología científica y práctica para estar tan preocupados por las fortalezas como por las debilidades. Tan interesados en construir cosas mejores en la vida como en reparar lo que está peor. Y tan relacionado con crear vidas plenas en gente normal como en curar la patología

En primer lugar es muy conveniente aclarar, que la psicología positiva es una ciencia. Es decir, basa sus principio, teorías, enunciados, en el conocimiento científico. Explico esto en primer lugar, porque hay mucha gente que sigue dudando del carácter científico de la psicología.

Este sería, un amplio debate pero no es objeto de este post. Si deseas profundizar sobre este primer punto lo puedes hacer en este artículo.

Lo que nos importa entonces es ¿Cómo puede la psicología positiva ayudar a los padres de una persona con autismo?

Principios de la psicología positiva que nos pueden ayudar a los padres de una persona con autismo

  1. Tener más emociones positivas que negativas. Al Ben Shahar, otro teórico de esta rama psicológica, afirma que saber quelas emociones agradables y positivas tienen un efecto beneficioso para la felicidad es el acicate que nos debe llevar a buscar esas sensaciones positivas de manera consciente e intencionada. Puedes leer el artículo completo pinchando aquí

 

En definitiva no se trata de no tener emociones negativas, pues es humano tenerlas, y por mucho que lo intentáramos, sería imposible no tenerlas.

El enfoque es tratar de tener emociones positivas suficientes, no solo para compensar las negativas, si no que al final las superen.

  1. Descubrir y conocer tus fortalezas, para utilizarlas y potenciarlas. No debemos enfocarnos, en las debilidades que tenemos cuando llega a nuestras vidas, lo más hermoso que nos ha pasado: tener un hijo.

Si diagnostican a nuestro hijo/a con autismo, y nos centramos y enfocamos en nuestra debilidades, crearemos un círculo vicioso que dificultará tener una vida plena y feliz.

Ante un diagnostico de tu hijo con autismo, si te centras en: no sé nada de autismo, no podré ayudar a mi hijo, parece mucho más beneficioso para ambos en centrarse en: Soy muy bueno formándome, y voy a aprender todo lo posible sobre el tea para ayudar a mi hijo.

Como ves el enfoque cambia radicalmente las opciones de poder ayudar a la persona con autismo

 

CITA

Una de las cosas que más nos preocupa a los padres que tenemos un hijo con autismo es ¿Qué pasará cuando nosotros ya no estemos? Si te apetece puedes leer este post

  1. Busca la sociabilidad y las actividades con gente. Una de las cosas que me dijeron los especialistas y además leí hace tiempo y que realmente me sorprendió, es el aislamiento al que están abocadas algunas familias.

Hasta cierto es lógico, pues es tan complicado a veces el autismo que preferimos quedarnos en casa y padecerlo dentro de nuestras “queridas cuatro paredes”.

Sin embargo, esto es un craso error. El aislamiento es el camino propicio para que las emociones negativas se amen, crezcan y lo que es peor se reproduzcan.

Es necesario, relacionarse, por mucha pereza o por muy difícil que nos lo ponga él TEA. Compartir, hablar, desahogarse, incluso llorar si es el momento adecuado, siempre es mucho mejor hacerlo con un buen amigo/a que en soledad.

  1. Construir una buena vida profesional. No hablo aquí de que tu trabajo sea la pasión de tu vida, y que cada vez que suene el despertador, te vayas dando abrazos en el autobús a la gente. Hablo de tener una vida profesional. Y lo más buena posible.

 

Si así de simple. El riesgo de que abandones tu trabajo, si tienes un hijo/a con autismo es tremendamente alta. Si no recuerdo mal, una estadística que leí, las parejas que tienen un hijo/a con autismo, mas del 70% uno de los dos no trabaja.

Tener una vida profesional, te sirve de desahogo. De que tu mente descanse. Aunque parezca increíble en nuestro caso, puede llegar a ser una liberación, pues él TEA, demanda mucho de nosotros como padres y como madres.

Por favor, no dejes de trabaja. Intenta hacerlo. La cosa irá mucho mejor.

  1. Encontrar el sentido a tu vida, con tu hijo/a que es lo más maravilloso que te ha pasado y te pasara.

Para mi, hablo desde mi experiencia personal (y por tanto no debes de creer nada) ha sido cuestión de tiempo.

Si realmente cuestión de tiempo. Al principio, le di la espalda a la manera de ser de mi hijo. Renegué. Negué. Me escondí. Haciendo todo lo posible para no aceptar su condición.

Sin embargo al pasar el tiempo, he descubierto una vida maravillosa a su lado. El sentido de la vida, es estar con él. Ser la voz que no tiene. Escribir las letras que no puede escribir.

En definitiva crear una vida con él, su hermano y su mujer, que al día de hoy me llena, da sentido a mi existencia. Y lo que es más importante, que jamás cambiaría ya por ninguna otra vida.

Si te apetece relajarte, y esbozar un leve sonrisa, lee estos posts de mi blog. Ojalá te ayuden a entenderme y sobre todo a entender las cosas positivas que trae de la mano el autismo

Eres madre de una persona con autismo

Somos padres y madres de una persona con autismo y vamos a luchar hasta el final

Recuerda, vamos a enfocarnos en ser felices, que es lo mejor para nuestros hij@s

Puedes compartir tus comentarios conmigo en fppe02@gmail.com

Gracias y un fuerte abrazo

¿Qué puede hacer la psicología positiva por las familias de una persona con autismo?

Poetry, Soul Mate, Relationship

 

Según la página de psicología y mente ( Puedes leer aquí su blog) los beneficios de la psicología positiva son 5:

  1. Nos hace mejorar en la regulación de emociones. …
  2. Nos ayuda a tener un autoconcepto realista. …
  3. Da pautas para iniciar proyectos y transformar hábitos. …
  4. Nos permite desarrollar liderazgo. …
  5. Nos invita a desarrollar nuestra propia filosofía de vida.

La gran pregunta que nos tenemos que hacer ¿Cómo nos pueden ayudar estos beneficios a nosotros, como padres/madres de una persona con autismo?

Regulación de emociones: o si lo prefieres control de las emociones. A lo largo de nuestra vida nuestro hij@ va a despertar en nosotros un torrente de emociones, de todo tipo, sobre las cuales no tenemos más remedio que ejercer nuestro control para que nuestro estado de ánimo sea lo más estable posible.

Debemos de aprender no solo a gestionar las emociones negativas (sobre todo éstas) si no también a saber disfrutar y controlar las expectativas, de las emociones positivas.

El motivo es:  que suele ser normal, que nuestros hij@s tengan avances en su aprendizaje y desarrollo, pero que lamentablemente muchas veces vienen de la mano de posteriores retrocesos. Si somos tremendamente exagerados o elevamos sin control nuestras expectativas ante un avance, podemos luego sufrir las consecuencias de la frustración de expectativas no cumplidas.

 

Nos ayuda según el artículo a tener un autoconcepto realista. Lo que nos propone este artículo al decir esto es que la psicología positiva ayuda a tener unas creencias buenas y realistas sobre nosotros mismos.

Es decir, estarás de acuerdo conmigo en que no es lo mismo, decirte a ti mismo: “tú no eres el responsable de la condición de tu hijo. Estás aquí para ayudarle, como cualquier padre y madre del mundo, y que tu hijo llegue al máximo de sus posibilidades de desarrollo en todos los ámbitos de su vida” que decirte: “yo soy  el culpable de la discapacidad de mi hijo. Nunca llegará a ser nada. Soy el responsable de su miserable vida”.

 

Es evidente que lo que te digas a ti mismo determinará tu capacidad de enfrentarte a las tareas con tu hijo y acometer la toma de decisiones que determinará el éxito y el fracaso a lo largo de vuestras vidas. Tener una visión positiva de ti misma, sin duda alguna incidirá de manera directa en la vida de tu hijo.

 

Proyectos y tareas ¿Cómo te posicionas? Cuando tienes un hijo, te enfrentas a una serie de proyectos y tareas nuevas en las que no tienes nada de experiencia. Pues esto con un hijo con autismo se multiplica por 100. Aparece ante ti un mundo nuevo, en el que no solo no tienes experiencia, si no en el que además te falta mucha información, y en el que la sensación de soledad te muerde cada día en la yugular.

 

Tienes que tener por tanto la idea de que ante cualquier proyecto y tarea nuevo de tu hijo con autismo podrás aumentar las probabilidades de éxito en los mismos, si te enfrentas de una manera positiva y con el pensamiento inicial de que lo vas hacer bien y lo vas a sacar adelante.

 

Actitud positiva, planificación, formación en tea, auto motivación positiva, son sin duda alguna cuestiones que tienes que trabajar, estudiar y poner en práctica pues según sean tus condiciones de inicio así será tu resultado final.

UNA DE LAS PREOCUPACIONES MAS GRANDES QUE TENEMOS LAS FAMILIAS DE UNA PERSONA CON AUTISMO, ES ¿QUE PASARA CON NUESTROS HIJOS CUANDO SE HAGAN MAYORES? TE CONVIENE LEER ESTE POST

 

Desarrollar el liderazgo. Pero liderazgo entendido sobre tu propia vida. Tú tienes que liderar tu vida. Dejar que la misma sea gobernada por otros, como mínimo lo que estarás haciendo será cumplir los sueños de otros y no los tuyos. Y esto cuando llegues al final de tus días puede llegar a ser muy triste.

 

Como familias de una persona con autismo, has de saber que vas a estar muy expuesto a dos tipos de comportamientos: o las personas que realmente pasan de nosotros, o las personas que quieren opinar sobre tu situación. (sin mala intención, pero casi siempre con gran desconocimiento del tea).

 

Si no gobiernas tu vida, y eres muy permeables a lo que dice el resto, tus decisiones no serán tuyas y de tu propia familia, si no que estarán impregnadas por el hedor de terceros, que sin mala intención, te están haciendo decidir algo que tendrá grandes repercusiones para tu hij@

¿Sabías que…….? Nosotros como familia tuvimos ¿Qué decidir si nuestro hijo seguía en el colegio público al que iba o le derivaran a educación especial? Esto es solo un ejemplo de una gran decisión sobre el futuro educativo de nuestro hijo. Nuestra decisión: Nos negamos a que fuera a educación especial, y buscamos la opción de un colegio especializado para TEA.

Nos invita a desarrollar tu propia filosofía de vida. La psicología positiva al final apuesta por la autenticidad y porque tu seas el propio creador de tu vida. Con errores, aciertos, con caídas, con acciones fallidas, pero siempre con la responsabilidad y certeza de que fuiste tú quién se equivocó, quien acertó o quien cayó.

 

Y de esta responsabilidad y del acierto de cuando te equivoques nacerá tu propia filosofía de vida. Intransferible, auténtica y siempre con la certeza de que obraste con actitud positiva ante los avatares de la misma.

Recuerda que según como afrontes la educación de tu hijo con autismo, estarás aumentando las probabilidades de que tu hijo llegue a sus máximas posibilidades. Tendrás que afrontar tomas de decisiones, que impactarán directamente en la calidad del núcleo familiar, y muy directamente en la vida de tu pequeño. Afrontar estas decisiones, tareas y proyectos de una manera positiva sin duda alguna también hacen que lo que decidas se acerque más al éxito o al fracaso. Esto va a ser así siempre. Pues dependiendo del grado de afectación de tu pequeño, el nuestro es un “gran dependiente”, estará a tu lado toda nuestra vida. Seremos sus manos, sus padres, su maestro, su consejero, hasta muchas veces su médico, su casero, o su contable. NO hay más remedio que afrontar esto con una actitud positiva, pues la otra forma de hacerlo, te llevará la noche más negra del autismo.

Nos vemos pronto, y como siempre te deseo lo mejor para tu pequeñ@.

SI QUIERES ACOMPAÑARME EN MIS SENTIMIENTOS CON MI HIJO QUE ES UNA PERSONA CON AUTISMO, PUEDES LEER ESTE POST Hoy estoy cansado…….pincha para leer el post completo

Reflexiones de una persona con autismo

El autismo te hace sentir sola

 

 

Muchas veces te sientes sola, muy sola, y no ves consuelo en dicha soledad.

NO es una soledad escogida, es una soledad que vino de la mano del autismo.

Imagino la sensación de estar en una avioneta y que de repente, alguien te empuje. Llevas un paracaídas puesto, pero te dijeron que nunca lo tendrías que usar, que era solo por precaución. Y de repente estás cayendo al vacío, preguntándote ¿Qué demonios ha pasado? Sabes que llevas un paracaídas, y que no morirás, pero la sensación de miedo y de incertidumbre es tan grande que no sabes ni porqué estas cayendo.

Y tardas algo de tiempo en darte cuenta que realmente estás sol@. Y esa sensación te ahoga y te asfixia. Miras a tu alrededor y no ves nada más que vacío y nubes negras.

Sin embargo, pasa algo de tiempo, y empiezas incluso a “disfrutar” de la caída, de repente empiezan aparecer “otros paracaidistas”, que al igual que tú, fueron empujados de sus respectivas “avionetas”.

Y si les preguntas por el nombre de sus aeronaves , se repetirá una y otra vez: “MI PROPIA VIDA”.

Y realmente no sabes ni cómo, ni cuando sucede.

Pero ocurre. Llega un momento en el que empieza a gustarte esa manera de surcar los cielos.

Empiezas a descubrir, que no te pareces a la gran mayoría de los padres y madres.

Que eres uno de los elegidos del ejército azul. Y a base de desayunar, comer y cenar, “miedo”, te haces un guerrero fuerte. Un guerrero al que ya no le da miedo saltar de avionetas, que se llaman: trabajo, familia, amigos, y un largo etceterá de saltos que tendrás que dar.

Un guerrero, que “sabe cómo gestionar el miedo” y sobre todo que sabe priorizar y no pararse en cosas nimias y sin importancia. Y lo has aprendido, porque cuando otros le dicen: “NO veas por la que estamos pasando, hemos tenido que dar un salto de un metro”….tú piensas, yo salté desde 6000 metros y sigo cayendo. Un metro no es nada.

Pero además es tan majestuoso lo que te pasó, que no sólo has aprendido a priorizar, y a no darle importancia a los pequeños saltos, si no que has aprendido a respetar a todo aquel que salta. Independientemente de la altura de su salto. Porque sabes que lo importante es saltar, y no quedarse quieto en la avioneta de “MI PROPIA VIDA”.

Y justo en ese momento de serenidad y de toma de conciencia, es cuando empiezas a disfrutar del paisaje. Es cuando esas nubes que eran negras empiezan a ser grandes algodones y en el horizonte empieza asomar el sol.

Y es cuando si alguien mirara desde abajo verá la silueta del sol, y cientos de padres y madres con sus paracaídas azules, sonriendo, porque saben que ellos, solo ellos pueden volar sin alas.

Y porque saben que la vida, ya no es caer y tocar tierra. Que la vida es mucho más. Que la vida es sacar adelante a sus pequeños, que les van a necesitar mientras estén aquí.

Y por eso cada vez que alcancen el suelo, recogerán su paracaídas. Lo doblarán, lo plegaran y se montarán en seguida en su avioneta, preparándose para el siguiente salto.

Solo que esta vez, nadie les empujará. Saltarán con una sonrisa en la boca, y sabiendo que lo que han de hacer es disfrutar de su “salto” porque el suelo siempre estará ahí.

Jamás nadie podrá gozar como ellos de su propia avioneta.

Reflexiones de un autista.

La ansiedad en la familia de una persona con autismo

INTRODUCCION/FRASE
<<Si eres padre/madre de una persona con autismo, las probabilidades de tener estrés son superiores a los padres de un hijo/a neurotípico. Concretamente casi el 90% de madres de una persona con autismo muestran niveles de estrés por encima de lo aconsejable>>
Así lo comenta Mauro Colombo en su artículo sobre las familias que tienen entre sus miembros una persona con autismo. Puedes leer el artículo entero en este enlace
FAMILIA Y ANSIEDAD ENEMIGOS ÍNTIMOS
Familia y ansiedad, dos factores que inciden de manera directa y proporcional en la calidad de vida de nuestros hijos con autismo. Pueden llevarse bien o hacerse daño. Y tú puedes hacer cosa para que nazca la amistad, o para que como mínimo la relación entre ellas sea considerada como normal
La ansiedad es un mecanismo que nos permite a los seres humanos adaptarnos al entorno en el que nos encontramos. Sin este mecanismo, que entre otras muchas cosas sirve para adelantarnos a los posibles peligros y mejorar nuestra toma de decisiones, hubiera sido imposible la perpetuidad como especie del ser humano.
La ansiedad es básicamente un mecanismo defensivo. Es un sistema de alerta ante situaciones consideradas amenazantes. Es un mecanismo universal, se da en todas las personas, es normal, adaptativo, mejora el rendimiento y la capacidad de anticipación y respuesta. Puedes leer aquí como funciona la ansiedad
Ahora bien ¿Cuando se convierte la ansiedad en enemigo?. Para poder responder a esta pregunta es necesario que conozcamos como padres de una persona con autismo esta serie de principios que inciden directamente en la ansiedad:
1. Cada individuo es diferente a la hora de experimentar la ansiedad: hay determinados hechos que afectan considerablemente a una persona, mientras que esos mismos hechos son totalmente soportables en otra. Esto se debe a que uno de los factores fundamentales a la hora de que la ansiedad impacte en tu mundo cognitivo, es la fortaleza y robustez del mismo. Cuanto mayor fortaleza demuestres en tus elementos cognitivos: concentración, atención, memoria, percepción, menor será la posibilidad de que la ansiedad impacte en mayor o menos medida en tu día a día.
Así unas creencias metacognitivas fuertes y bien andamiadas tendrán mayor probabilidad de asumir de manera positiva, preocupaciones y escenarios peligrosos futuros. Llevando a estos al terreno de la positividad.
2.Cuantas más información tienes, sobre algo que te produce incertidumbre será mejor: Cuando algún acontecimiento futuro provoca en ti incertidumbre, parece bastante obvio afirmar que cuanto más información tengas sobre ese hecho más relajada estará tu mente. Esto es cierto hasta cierto punto, pues también un exceso de información puede provocar que te lleve a crear más y más escenarios negativos, haciendo que la ansiedad aumente. Es decir, información sí, pero sin obsesionarse con la misma, y teniendo muy presente las fuentes a las que se acude para recoger dicha información.
3.Tomar conciencia de la dureza de nuestras vidas. En mi caso mi hijo tiene autismo severo no verbal, con el grado máximo de dependencia. Depende segundo a segundo de mi y de su madre y hermano. Es decir, somos sus cuidadores. Y hay que ser consciente de “la dureza” de la vida del cuidador de una persona gran dependiente. Ser consciente de esto, requiere que tengamos claro la necesidad de cuidarnos. Pero no sólo a nivel físico, si no a nivel mental.
Siendo conscientes como digo de la gran demanda de nuestras vidas, nos servirá para darnos cuentas que es necesario tomarse muy en serio la salud mental nuestra, la de los cuidadores. Pues nuestros hijos dependen de ella directamente.
4. Utiliza momentos del día para la relajación y toma de consciencia. Dedicar una minutitos al día para ti y tu tranquilidad es lo mejor que puedes hacer para apaciguar tu mente. Le llamen meditación, pero yo prefiero llamarle “estar tranquilo”, para quitarle cualquier connotación que huela a misticismo o religiosidad. Simplemente, 15 minutos al día, ponte cómodo, respira tranquilo y conviértete en espectador de tu propia mente. Deja que los pensamientos fluyan, pero importante: DÉJALOS QUE SE VAYAN. NO te quedes trabado en ellos. Y vuelve siempre a tu respiración relajada y profunda.
5. No te creas rápidamente el papel de que eres una persona ansiosa. Como hemos mencionado antes, nuestra vida nos demanda mucho, como padres y madres de una persona con autismo. Por lo tanto es normal que tengamos un grado de ansiedad algo más alto que los demás. Ahora esto no te convierte inmediatamente en una persona con un problema de ansiedad.
Creerse rápidamente este rol, es decirle a tu mente que tiene que cumplir con lo esperado del rol que se quiere cumplir, y sin darte cuenta estarás asumiendo las conductas y comportamientos de una persona ansiosa. Es lo que se denomina la auto-profecía cumplida. Si tienes ansiedad pon remedios, y cuídate, pero no te auto-etiquetes rápidamente. De hacerlo todo será mucho más complicado.
La función de tu cerebro es mantenerte con vida y para ello genera pensamientos adaptativos al entorno para garantizar tu supervivencia. Ese es el origen de la ansiedad.
IMPORTANTE: Evidentemente, cuando tengas ansiedad fuera de lo considerado normal, mi consejo es ponerte en manos de médicos y psicólogos que son los que realmente te pueden ayudar.  Intentar salir solo de determinadas situaciones, la gran mayoría de las veces no es lo mejor que puedes hacer, créeme.
La familia
Sarquis (1993) recogiendo aspectos relevantes del informe de las Naciones Unidas de 1988, menciona que en éste se puntualizan funciones y tareas que debe cumplir la familia, entre otras: desarrollar y socializar a los hijos, proporcionándoles cuidado, amor, alimento, satisfacción de las necesidades y un medio intelectual, emocional o interpersonal adecuado para el bienestar psicosocial; además, funcionar como un sistema que facilite la vida de sus miembros, los ponga en contacto, les permita confrontar sus puntos de vista aún cuando sus aspiraciones, aptitudes y potencialidades sean diferentes, además de trasmitir la cultura, las normas y los valores de la sociedad, modificando aquellos que no se ajusten a la realidad.
NO seré yo quien habrá los ojos a nadie sobre la importancia del entorno familiar en nuestros hijos con autismo. Tener un entorno familiar robusto y fuerte, sin duda alguna hace que el bienestar de la persona con autismo crezca.
Consejos para las familias de una persona con autismo
1. La persona con TEA, APRENDE. Puede ser que a veces de la impresión que todo sigue igual y que tu hijo/a no avanza. Si lo ves en perspectiva temporal verás que siempre hay avances, por pequeños que sean.
2. No sirve de nada, buscar CULPABLES dentro del entorno familiar. Es una de las peores cosas que se pueden hacer. Buscar responsables del trastorno de tu hijo en tu pareja. Eso sin duda alguna, es una bomba nuclear a la relación de pareja a corto, medio y largo plazo. ¡¡¡¡CUIDADO CON ESTO¡¡¡¡
3. Solamente se sostiene el ENTORNO FAMILIAR, si todos los miembros se focalizan en dotar a la persona con autismo de un ambiente en el que pueda llegar al máximo de sus posibilidades.
4. Como si de un equipo de fútbol se tratara, la familia ha de mantenerse gracias a la ayuda mutua entre sus miembros. Cuando una cade el otro le levanta, cuando el otro no llega, el uno va. Sin relaciones de ayuda mutua la cosa no funcionará.
5. Una FAMILIA INFORMADA sobre autismo, crea mejores condiciones para su hijo/a con TEA que una familia que ignore por completo el trastorno.
Por último recomendarte estos posts de mi blog, para que te arranquen una sonrisa, y te den fuerzas para sacar adelante a esa persona maravillosa que tienes a tu lado.
https://reflexionesdeunautista.org/el-autismo-y-la-ansiedad/
https://reflexionesdeunautista.org/somos-madres-de-una-persona-con-autismo/
https://reflexionesdeunautista.org/que-pasa-cuando-tu-hijo-con-tea-crece/
https://reflexionesdeunautista.org/un-hijo-nunca-es-un-castigo/
https://reflexionesdeunautista.org/2018/04/

EL AUTISMO Y EL COVID

 

Nos enfrentamos de nuevo en mi casa a un confinamiento por contacto estrecho de mi hijo que, como muchos sabéis es una persona con autismo. Es el 6 que sufrimos, si, si, 6 veces nos lo han devuelto del colegio además de los confinamientos que hemos sufrido todos. Lleva 8 PCR, más creo que 4 pruebas de antígenos, es decir 12 palitos por la nariz. Cuando ve a una bata blanca, ya puede ser médico enfermera, o celador, empieza una verdadera odisea en la que hacen faltan muchas, muchas, manos para poderle hacer una prueba que en su ejecución no es nada complicada. Otra cosa es que te duela o no, pero difícil de hacer no es.

 

Esta vez, hasta el miércoles no le haremos PCR y no sabremos hasta jueves/viernes si es o no positivo. De momento se ha librado en todas las ocasiones. Gracias a Dios o a Darwin.

 

Esta vez de nuevo nos enfrentamos a 7 días mínimo o a 10 en el peor de los casos. Y no cuento esto desde la desesperación más absoluta, y para dar pena a nadie. Pues ambas cosas lo único que añade es más ruido mental a mi cabeza.

 

Lo digo porque ya estamos cansados. Muy cansados. Esto es como el boxeador que cae una y otra vez, y llega un momento en que quiere y desea o que le noqueen directamente o que se acabe el combate.

Tratándose de los hijos la primera opción no existe. Es decir, esto no nos puede noquear. Y la segunda, que es que termine el COVID, parece estar muy lejos.

 

Pero ante este escenario que es un poco gris, y duro, o añádale la palabra “muy” y se trataría de un escenario muy duro y muy gris, solo nos queda seguir cogiendo aire y levantarnos de la lona. Sin embargo, es verdad que cada vez nos levantamos menos fuertes.

 

Pero además de esto que entiendo es el pan nuestro de cada día en muchas familias del mundo entero, súmale: trabajo, otro hijo, casa, familia, problemas normales con tu pareja, etc, es decir súmale los “pequeños inconvenientes que tiene vivir”.

 

Y sé que a estas alturas, si has llegado hasta aquí, ya te estarás preguntando, pero bueno y si no quieres mi pena, mi lástima ¿Qué coño quieres? ¿Para que cojones me cuentas esto que en definitiva no es problema mío si no tuyo? Pues ahora lo entenderás.

 

Pues para que cojas este texto y se lo leas a alguien que ha perdido a un ser querido por el Covid, que ha perdido su trabajo, que no puede dar de comer a sus hijos, o que le van echar de su casa…….y resulta que esa persona al cual no conozco, y por el cual no tengo pena, ni tristeza, únicamente me gustaría poder ayudarle, daría un brazo por cambiar su situación por la mía, en la que sigo teniendo a mi lado a todos mi seres queridos, y comemos bien, y dormimos en camas calentitas, con el frío que hace fuera.

 

Por ello creo que para salir de ésta, solo podemos pensar en dos cuestiones fundamentales que muy a menudo se nos olvida: Primero que por mal que estés hoy, en un segundo puedes estar peor y segundo que hay gente peor que tú que tira para delante, y cada vez que se levanta de la lona, no sólo se levanta más fuerte si no con el convencimiento de que ganará el combate.

 

Por lo tanto, no sé quien nos ha puesto esta prueba a la humanidad entera, si habrá sido Dios, Darwin, el universo, o los Dioses Romanos, pero desde luego para salir de esta solo tenemos un camino para salir adelante. Ayudémonos entre nosotros y sobre todo a aquellos en los que la desgracia se ha cebado de lleno. Que a veces a pesar de que lo nuestro es duro, hay mucha, mucha, mucha gente que está peor. Y solo tejiendo una red de ayuda humana, podremos salir adelante.

 

Y el mensaje es propicio para lanzarlo ahora que estamos en estas fechas tan señaladas, y que seguro que estamos más preocupados por no comer con nuestra familia que por obrar con responsabilidad y que no se contagie más gente.

 

Con mis mejores deseos, te dejo QUE PIENSES CON FIRMEZA en el mantra que mi hijo cada día me dice y que despierta en mi seguir en el combate: ¿SE PUEDE? CLARO QUE SE PUEDE.

Feliz Navidad.