Este es el himno de la gente que nunca se rinde, que persigue que sus hijos no tengan que explicar a nadie que son diferentes.

Este es el himno de la gente que no arroja la toalla aunque la vida le vaya ganando, de la gente que aguanta y se cae y se levanta y se cae y se vuelve a levantar cada vez más fuerte.

Este es el himno de la gente que lucha por abrazos que se escapan y por besos que no se dan, pero que siempre tienen sus brazos y sus labios preparados para recibir.

Este es el himno de la gente que no permite que sus hijos sean alejados de sus posibilidades de aprender y que no dejan que sean aislados como náufragos en la isla que la sociedad se ha encargado de construir a base de prejuicios y calificativos a personas que no están dentro de los cánones que se consideran normales.

Este es el himno de familias que se levantan cada mañana con la esperanza de oír decir a su hijo “quiero zumo” y que saben que algún día ocurrirá.

Este es el himno de la gente tolerante, que sabe que las prioridades en su vida han cambiado y tienen la certeza que lo han hecho para bien.

Este es el himno de hermanos que hacen de padres con sus hermanos y de padres que estiran sus posibilidades hasta el infinito y mucho más allá.

Este es el himno de la gente que sabe perdonar, que sabe soportar las miradas de asombro que caen como lluvia de gotas negras sobre la autoestima de sus hijos.

Este es el himno de la gente que se deprime y sabe salir de la nube negra, de la gente que llora a solas pero que nadie nunca le ha visto venirse abajo.

Este es el himno de la gente que no echa la culpa de su situación a nadie ni a nada y que saben jugar su mejor partida con las cartas que le ha dado la vida.

Este es el himno de la gente que busca agua en el desierto y la encuentra, y que bajo la tormenta solo saben sonreír y buscar cobijo para la gente que quieren.

Este es el himno de la gente que baila aunque no haya nadie en la pista y se ríe con el corazón de la gente que no les ayuda.

Este es el himno de la gente que cree que siempre existe un mañana mejor pero que lo dan todo hoy.

Este es himno de gente que integra, que apuesta por los que no pueden y que ayudan al desfavorecido.

Este es el himno que debes cantar tú y si no quieres te respeto pero deja paso para los que cantamos el himno de los que creemos en la GENTE DIFERENTE.

-Reflexiones de una persona con autismo.

 


Fotografía: David Martín