Lágrímas de papel donde escribo que nunca hablarás……..

Ya pedí muchas veces que solo necesito 4 palabras, para seguir adelante. Tantas veces no se me concedieron que ya tiro por rebeldía.

Pero que hace falta, suplicar, llorar, ponerse de rodillas, renunciar a una vida mejor…..ya hice todo esto….y sabes que pasó? que las cuatro palabras no llegaron.

Siguen llegando paquetes de Amazon, y llamadas de gente que me da igual. Pero tus palabras no llegan.

Invitaciones de sitios a los que no me gusta ir ya, y sonrisas falsas que vuelan hasta mi hombro para mostrar sus alas coloridas. Pero tus palabras no están.

Loco, tus palabras no están.

Y sigo esperando. Y la vida pasa. Y te veo hacerte mayor. Y sigo viéndote feliz. Pero yo sigo esperando.

Que lleguen o no, no creo que dependa de tí, pero si que mi felicidad depende un poco de ellas. Porque hijo mío el ser humano siempre transmitió sus amores más allá de la piel. El roce hace el cariño, es solo un refrán. Si la enamorada no le dice que está a su amor, nada cambiará pero su amor siempre se quedará con la duda de si su amor es pleno.

Por eso necesito oír esas cuatro malditas palabras. Claro, a la gente le digo que si no las oigo no pasa nada. Pero me voy a mi habitación y lloro, y rompo cosas, y bebo hasta caerme, porque creo que no me merezco que no se me concedan cuatro putas palabras.

Y creo que a las alturas que estamos no llegarán. Y creo que quizás no las digas. Y creo que me estoy confundiendo pues lo primero que hay que hacer para que las cosas sucedan es pensar que van a suceder. Pero, hoy creo que no va a pasar, sinceramente.

Que me iré de este nuestro mundo sin oír esas cuatro palabras. Podrían ser: quiero un helado grande, Papá cómprame una golosina, pero esto me da igual

Son cuatro palabras sencillas, pero que unidas de manera especial , transmiten correspondencia, cariño y amor entre un padre y un hijo, que es lo que la naturaleza espera y expresa a través del lenguaje.

Mucha gente dice, pero si él ya lo sabe. No querida amiga. Hay cosas que hay que decir pues a pesar de su evidencia, no son plenas hasta que no se dicen.

Y cuando se dicen se cierra el circulo de la comunicación, de las expectativas, y de las relaciones humanas.

Y por eso algún día me conformaría con solo cuatro palabras, ante una afirmación mía: te quiero mucho…………..Y YO A TI.

Reflexiones de una persona con autismo